[AUDIONATURA] Episodio 4: Alimentación energética tradicional china


 

“No comas solo por placer, aunque puedas encontrarlo. Come para ser más fuerte. Come para conservar la vida que el cielo te ha concedido”. Confucio 

Antes de nada me gustaría regalarte un póster a todo color con una guía práctica de la alimentación energética que te puedes descargar aquí en PDF.

Cuando oimos la palabra “energética” inmediatamente se nos viene a la cabeza algún tipo de subidón, algo estimulante o energizante y que te da alas. Pero cuando hablamos de energía según la Medicina Tradicional China (MTC), estamos hablando de otra cosa quizás mas sutil. Estamos hablando del Qi. El Qi o “Energía vital” lo impregna todo y los alimentos también.

Según la teoría de la MTC los alimentos pueden dividirse:

-Según su temperatura intrínseca: frío, fresco, neutro, tibio o caliente.

-Según su sabor intrínseco: insípido, ácido, amargo, dulce, picante o salado.

Estas características son propias del alimento y desencadena una serie de reacciones en el organismo. Por ejemplo: el ajo es caliente por lo que la reacción que desencadenará en nuestro organismo es de elevación, calentamiento, vasodilatación… Es decir, reacciones Yang (Yang=Calor).

Los métodos de cocinado también influyen sobre su temperatura siendo crudo lo mas Yin y frito lo mas Yang. Por lo que se pueden equilibrar los alimentos, por ejemplo: la naranja es Yin porque es una fruta y es cruda y tiene propiedades Yin (como antiinflamatoria) pero si le añadimos canela que es caliente y tiene propiedades Yang (como antiviral) tenemos un plato mas equilibrado.

Este equilibrio es esencial para que la temperatura objetiva de estos alimentos sea la óptima y al Elemento Bazo le ayude con la digestión. De niños solíamos escuchar lo del famoso corte de digestión que se ha comprobado que como tal no existe, pero si es verdad que el choque térmico puede suponer un problema para las funciones digestivas según la MTC.

En cuanto al enlace energético con los sabores, la relación es como sigue:

-Sabor ácido estimula el Elemento Madera (Hígado y Vesícula Biliar).

-Sabor amargo estimula el Elemento Fuego (Corazón e Intestino Delgado).

-Sabor dulce estimula el Elemento Tierra (Bazo y Estómago).

-Sabor picante estimula el Elemento Metal (Pulmón e Intestino Grueso).

-Sabor salado estimula el Elemento Agua (Riñón y Vejiga).

Alimentaciónenergética

Cuando hablamos de estos sabores no nos referimos al sabor que tiene en cuanto a palatabilidad, sino a una cualidad intrínseca. Es decir: el mijo puede no saber dulce pero se considera como tal y lo mismo ocurre con el arroz integral. En la nutrición occidental hay algunas similitudes con esta teoría, sobre todo en la nutrigenómica, que ha desvelado en recientes investigaciones el efecto que tienen en el organimos los microARN que hay en los alimentos (también llamados xenomiRs)y que se han evidenciado como un nuevo componente nutricional con implicaciones metabólicas similares a las observadas por la alimentación energética china.

También te podría gustar...

Deja un comentario